¿Aprender a programar no es demasiado complicado para un niño?

Pues en absoluto, todo lo contrario. A menudo los adultos tenemos prejuicios que nos dificultan el aprendizaje; en cambio, la actitud de los niños es totalmente abierta y receptiva, especialmente con nuestro enfoque de aprender jugando.