Los bootcamps de programación y Codelearn, dos métodos para aprender a programar

Los bootcamps de programación y Codelearn, dos maneras diferentes  de aprender a programar

Hay muchas maneras de aprender a programar. De hecho, a inicios de este curso ya hablamos sobre las diferencias entre aprender a programar de manera autodidacta y aprender a programar siguiendo el método Codelearn. Hoy os presentamos otro tipo de formación totalmente diferente y la comparamos con nuestra extraescolar de programación y robótica.

Se trata de los bootcamps de programación, unos cursos que cada vez son más populares debido a las necesidades actuales del mercado laboral.

¿Qué es un bootcamp de programación?

Los bootcamps de programación son cursos intensivos que duran unas cuantas semanas y preparan a sus estudiantes para dar el salto al mundo laboral dentro del ámbito de la programación a partir de la adquisición de unos conocimientos específicos.

Cada bootcamp tiene una duración diferente (los hay de dos meses, pero también de más de medio año), algunos se pueden hacer a tiempo parcial y otros a tiempo completo, los hay que están pensados para aprender a programar desde cero y otros exigen tener cierto nivel para acceder al curso. Así pues, cada uno de los bootcamps de programación que existen está dedicado a una temática en concreto y requiere un tiempo de dedicación diferente, pero todos se caracterizan por ser cursos que presentan un temario muy concentrado.

La falta de profesionales preparados con perfiles digitales que puedan cubrir la oferta de puestos de trabajo actual ha hecho crecer este tipo de cursos intensivos de programación, que en función del contenido son aptos para iniciarse en la programación, en el caso de aquellas personas que se dedican a otros sectores pero necesitan adquirir conocimientos sobre programación o se plantean un cambio profesional, o para personas que ya tienen conocimientos previos de programación pero quieren seguir formándose y especializarse para obtener un puesto de trabajo en concreto.

Cabe destacar que el mundo cada vez más tecnológico en el que vivimos cambia cada día más rápido y nos obliga a no dejar de aprender nunca y renovarse constantemente. Y una de las características de los bootcamps de programación es precisamente que suelen ofrecer contenidos muy actualizados y adaptados a las necesidades del mercado laboral en el momento en que se imparten, ya que están totalmente orientados al mundo empresarial y a la obtención de un puesto de trabajo determinado. Por eso también son muy prácticos, muy intensos, duran relativamente poco tiempo y se hacen en grupos reducidos.

Codelearn, un método pensado a largo plazo

Codelearn se caracteriza precisamente por seguir una metodología totalmente opuesta a la que hemos visto que ofrecen los bootcamps de programación. Codelearn es un método de aprendizaje con objetivos a largo plazo y sigue un plan de estudios muy detallado que requiere de años de estudio para finalizarlo.

Los alumnos de nuestra extraescolar de programación y pensamiento computacional no aprenden solo un único lenguaje de programación, ni cómo utilizar solo unos programas muy concretos, sino que tienen la posibilidad de aprender muchos lenguajes de programación y conocer tecnologías diferentes para adquirir una amplia base de competencias y habilidades tecnológicas.

Evidentemente, para adquirir todos estos conocimientos es necesario dedicarles tiempo y esfuerzo. Por eso la extraescolar de programación de Codelearn es semipresencial y, aunque los alumnos asisten a los centros una hora a la semana, pueden seguir practicando desde casa durante el resto de la semana y se les recomienda acceder regularmente a la plataforma para hacer ejercicios.

Por otro lado, el hecho de no tener una duración determinada facilita que se puedan respetar los tiempos y las necesidades de cada alumno a la hora de aprender a programar, como contraposición a la alta intensidad propia de los bootcamps. En Codelearn, cada estudiante tiene su propio usuario para acceder a la plataforma online y avanza a su ritmo en función de su motivación, el tiempo de dedicación y la facilidad que tenga para asimilar nuevos conocimientos.

No se imparten clases magistrales, sino que las clases presenciales son un espacio donde encontrarse con otros compañeros pero se parecen más a una tutoría con el profesor, que hace un seguimiento individualizado de cada alumno y responde dudas concretas mientras el resto de alumnos sigue trabajando en la aventura que le corresponde en cada caso.

Lo mismo pasa con la modalidad online, en la que no existe este espacio físico de encuentro y el seguimiento personalizado con el tutor se hace totalmente a través de la plataforma.

Objetivos y públicos distintos

Para resumir las diferentes finalidades de estas dos opciones para aprender a programar, los bootcamps de programación son útiles para cubrir una necesidad urgente y a corto plazo, permitiendo que sus alumnos se incorporen rápidamente al mundo laboral (y se dirigen, por lo tanto, a un público adulto), mientras que Codelearn es un método pensado a largo plazo y basado en un aprendizaje progresivo que permite a sus alumnos adquirir unas habilidades que perduren (y se dirige principalmente, aunque no hay un límite de edad máxima, a un público infantil y adolescente).