Cómo escoger una buena extraescolar de robótica y programación

Cómo escoger una extraescolar de robótica y programación

Empieza un nuevo curso, esta vez marcado por la incertidumbre que nos ha traído el COVID19, y es el momento de elegir qué extraescolares harán los más jóvenes. Hay muchos tipos de actividades extraescolares y lo más importante es que cada niño pueda encontrar una extraescolar que le guste y le motive a seguir descubriendo cosas nuevas y potenciar sus habilidades.

Si ya tenéis claro que a vuestros hijos e hijas les gustan las actividades tecnológicas y los proyectos STEAM, es el momento de buscar una extraescolar de robótica y programación. ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una actividad extraescolar como esta?

1. Es una extraescolar y los niños tienen que pasárselo bien. Para aprender a programar hay que trabar y ser constantes, pero hay muchas maneras de hacerlo. Una manera de divertirse mientras aprenden programación es apostando por un aprendizaje basado en el juego o las llamadas técnicas de gamificación.

2. Jugar es muy divertido y a muchos de nuestros hijos les encantan los videojuegos. Pero, ¿qué pasaría si en vez de ser consumidores de videojuegos, fueran capaces de crear también sus propios videojuegos? Una extraescolar de programación debe fomentar su creatividad y darles herramientas para que puedan materializar las historias que imaginan.

3. Es mejor una extraescolar de robótica o una extraescolar de programación? Depende de aquello que estemos buscando. Muchos niños quieren empezar directamente con robótica, pero lo que les permite construir sus propios robots es la programación. Si aprenden a programar podrán diseñar sus robots desde cero, en vez de aprender a utilizar solo robots ya construidos. Lo mismo pasa con sus aplicaciones, sus videojuegos o sus programas informáticos. Si aprenden a programar, se convertirán en creadores de tecnología.

4. En este sentido, hay que tener en cuenta que la tecnología cambia muy rápidamente. Eso significa que lo que hemos aprendido hoy solo nos sera útil durante un tiempo y después quedará obsoleto. Por eso es importante escoger una actividad que nos ayude a adquirir unos conocimientos de larga duración y no nos limite a aprender solamente cómo funciona un programa determinado que mañana ya no existirá.

5. Se trata de una extraescolar de tipo cognitivo. Aprender a programar nos enseña a pensar; trabajamos el pensamiento computacional, que es el conjunto de técnicas que nos ayudan a resolver problemas. Por eso, una buena opción es un aprendizaje transversal en el que se trabajen diferentes áreas de conocimiento: no sabemos si nuestro hijo será programador o diseñador de videojuegos, tal vez será médico, abogado o traductor, pero el pensamiento computacional le ayudará en todos los ámbitos, tanto a nivel personal como a nivel profesional.

La extraescolar de programación y robótica de Codelearn

En Codelearn, los niños y niñas aprenden a programar de manera progresiva y divertida. Somos una escuela de programación y pensamiento computacional que sigue un método propio diseñado por profesionales tanto del mundo tecnológico como del mundo pedagógico. No ofrecemos cursos independientes donde los alumnos pueden aprender solo un lenguaje de programación concreto o experimentan con robótica educativa específica, sino que hemos elaborado un plan de estudios pensado a largo plazo que gira alrededor del desarrollo del pensamiento computacional de los más pequeños.

La programación es una herramienta que permite que los niños y niñas puedan crear videojuegos, aplicaciones o robots. Aprender a utilizar un único recurso en un mundo que cambia tan rápido es un riesgo demasiado elevado, ya que la tecnología evoluciona diariamente y aquello que hayamos aprendido hoy puede quedar obsoleto en muy poco tiempo. Por eso preferimos potenciar el pensamiento computacional, que es la habilidad de resolver problemas, en vez de atarnos solo a un lenguaje específico o a un único modelo de robots educativos.

Intentamos enseñar a los niños y niñas las bases de la programación, de manera que sean capaces de aprender fácilmente cómo funciona cualquier lenguaje y puedan programar cualquier robot. Y para hacerlo necesitamos entender cómo funcionan las máquinas y cómo nos podemos comunicar con ellas, pero debemos ahcerlo a partir de un aprendizaje transversal gracias al cual trabajamos diferentes áreas de conocimiento, como la programación y la robótica, pero también la electrónica, las matemáticas, el inglés, la ingeniería o la gestión de proyectos.

La diferencia entre un método y un curso de programación

Codelearn es un método que utiliza técnicas de gamificación para mantener a los más jóvenes motivados y con ganas de aprender a programar. Todo el mundo empieza desde cero, independientemente de su experiencia previa con la tecnología, porque queremos asegurarnos de que todos los alumnos asimilan los mismos conocimientos de base y siguen una línea lógica de aprendizaje. En este sentido, como cada uno puede avanzar a su ritmo y no es necesario esperar al resto de alumnos, los niños y niñas que ya tienen unas nociones de programación avanzarán más rápido a lo largo de las primeras aventuras, disfrutando así de las ventajas de una enseñanza personalizada.

El método fue diseñado para niños y adolescentes a partir de 7 años, pero no hay límite de edad y cada vez son más los adultos que se suman a aprender a programar desde cero con Codelearn. La base de la extraescolar es una plataforma online en la que los alumnos siguen las aventuras de unos personajes originales y deben ayudarlos mediante la superación de los retos y ejercicios propuestos. Cada ejercicio realizado correctamente ayuda al alumno a conseguir puntos, unos puntos que puede intercambiar por objetos y avatares en la tienda, como ocurre en muchos videojuegos. Aprender a programar requiere de mucha constancia, pero si le añadimos este componente lúdico podemos amenizar el aprendizaje de la programación y aprovechar los beneficios de la gamificación para mantener motivados a los alumnos.

El plan de estudios de Codelearn está estructurado por niveles y para completarlo hay que dedicar unos cuantos años de estudio siguiendo el método. Tras superar el nivel de iniciación, existen tres niveles (A, B y C) al final de los cuales los alumnos pueden hacer un examen optativo para acreditar los conocimientos que han adquirido a lo largo de sus estudios en Codelearn. Eso sí, como cada uno avanza a su ritmo, no existe un tiempo determinado para acabar cada uno de estos niveles, como pasaría en un curso de duración específica.

Además, aunque recomendamos empezar a los 7 años, cada alumno empieza a una edad diferente y avanza de manera diferente, siempre siguiendo todos el mismo método de aprendizaje pensado para darles las herramientas necesarias para afrontar el futuro que les espera.