Los retos de la educación a distancia y el caso de la extraescolar online de Codelearn

Los retos de la educación a distancia y el caso de la extraescolar online de Codelearn

El coronavirus está obligando a los centros educativos, el profesorado y el alumnado a adaptarse a otro sistema de enseñanza muy diferente y hacerlo rápidamente. Hace unos días os hablábamos de las ventajas del aprendizaje virtual o elearning, pero si tenéis niños en casa ya os habréis dado cuenta de que, si no se definen muy bien ciertos puntos, la educación online se puede convertir en un auténtico dolor de cabeza tanto para los alumnos como para los padres. Por eso, hoy queremos hablar de los retos de la educación a distancia y explicaros cómo podemos sobreponernos a ellos desde la experiencia de Codelearn.

En primer lugar, como padres queremos asegurarnos de que nuestros hijos e hijas siguen el camino que les corresponde en su proceso de aprendizaje. La educación a distancia nos genera dudas porque tenemos la sensación de que los alumnos se encuentran mucho más aislados y tienen que ser mucho más independientes que en una clase presencial, algo que en algunos casos puede dificultar el progreso del alumno. En este sentido, es importante tener claras dos premisas: es absolutamente imprescindible marcar unos retos concretos al alumno y es necesario que el profesor haga un seguimiento del camino hacia este objetivo, es decir, que sea una figura a quien rendir cuentas sobre la faena a realizar.

Estos dos grandes retos de la educación a distancia, en el caso de la extraescolar online de Codelearn, conseguimos superarlos con éxito gracias a la metodología utilizada y la gamificación. Primeramente, seguimos un plan de estudios detallado que ya está pensado para ser llevado a cabo en la red, lo cual es una gran ventaja, pero además es importante también la manera en la que este plan de estudios está estructurado: en la plataforma de Codelearn, cada alumno tiene que superar unos ejercicios para poder avanzar en la historia que viven nuestros personajes, de manera que si no los hace bien no llegará a desbloquear la siguiente aventura.

Así pues, los alumnos de Codelearn tienen unos retos marcados en forma de ejercicios que, por otro lado, no solo les permiten desbloquear las siguientes aventuras, sino que también les ayudan a sumar puntos como recompensa por cada ejercicio solucionado. Estos puntos se pueden intercambiar en la tienda por objectos y avatares, por lo que estaríamos añadiendo un segundo tipo de objetivo, como puede ser obtener un premio determinado en la tienda; un premio que tendrá un coste de unos puntos determinados y que tendrá unos requisitos concretos que el alumno debe cumplir si lo quiere comprar (haber llegado a un nivel concreto, tener una racha de varios días seguidos haciendo ejercicios, etc.).

¿Y quién los acompaña durante todo este camino? Su tutor de Codelearn, que ejerce de guía y soporte a lo largo de su proceso de aprendizaje, asegurándose de que no estén solos delante de las dudas y las dificultades que les puedan ir surgiendo, así como de hacer un seguimiento individualizado del progreso de cada alumno. Una figura que, por otro lado, nos ayuda a superar otro de los retos de la educación online: reducir el índice de abandono de los cursos en línea, que suele ser mucho más alto que en los cursos presenciales por causas como la falta de seguimiento, la sensación de soledad ante las dudas o de estancación cuando aparecen las primeras dificultades, y la falta de motivación, que como hemos comentado antes se puede evitar mediante el planteamiento de retos constantes y las técnicas de gamificación.

Otros retos de la educación online pueden ser la autodisciplina y la gestión del tiempo por parte del alumno, la necesidad de crear proyectos que se deban trabajar en grupo para aumentar el grado de socialización y evitar la sensación de aislamiento, así como la formación y preparación del profesorado, que no solo debe conocer y controlar las herramientas y las plataformas utilizadas, sino que también tiene que adaptarse a un sistema de educación en el que el aprendizaje no gira alrededor del profesor, sino que está totalmente centrado en el alumno y debe despedirse de las tradicionales clases magistrales.

En conclusión, a la hora de buscar recursos online para niños y actividades para hacer en casa, ya sea una extraescolar de programación o una extraescolar online de inglés, lo más importante es asegurarnos de que la metodología de trabajo que se utilizará esté pensada para ser precisamente una actividad online (ya sea de manera temporal, como está pasando con el confinamiento por la situación del COVID19, o de manera indefinida por la propia naturaleza de la actividad) y, por lo tanto, esté preparada para afrontar los retos más habituales de la educación online. Solo así podremos garantizar que nuestros hijos e hijas disfruten de las clases a distancia y mantengan su motivación por aprender de una manera adaptada a sus edades, sus inquietudes y sus necesidades.