Realidad virtual y realidad aumentada: diferencias, usos y finalidades

La realidad virtual es una realidad artificial que se percibe como su fuera real y su objetivo es sustituir a la realidad que nos rodea mediante dispositivos que nos hacen creer que estamos en otro lugar

La realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR) son dos conceptos que a veces se confunden, pero tienen finalidades diferentes. La realidad virtual es una realidad artificial que se percibe como su fuera real y su objetivo es sustituir a la realidad que nos rodea mediante dispositivos que nos hacen creer que estamos en otro lugar. La realidad aumentada, en cambio, tiene como objetivo modificar y perfeccionar la realidad añadiéndole elementos a través de nuestros sentidos, pero respetando la realidad que nos rodea en ese mismo momento. Por lo tanto, la primera nos aleja del mundo real para mostrarnos solo el virtual, mientras que la segunda combina imágenes reales y virtuales.

De esta manera, la realidad virtual nos permite, por ejemplo, adentrarnos totalmente en un videojuego y aislarnos de la habitación en la que estamos cuando nos ponemos unas gafas que nos transportan a otro escenario distinto. Por contra, los juegos basados en la realidad aumentada mantienen el escenario de la realidad en el que nos encontramos, pero le añaden y superponen elementos, de manera que nos podamos encontrar un Pokémon en el comedor de casa (escenario real) utilizando la cámara de nuestro smartphone y la tecnología AR.

A partir de esta diferencia principal, seguro que ya os podéis imaginar muchas otras, como la necesidad o no de dispositivos especiales. En el caso de la realidad virtual, si queremos adentrarnos en un mundo totalmente ficticio nos tendremos que aislar del mundo real. Para conseguirlo, se utilizan unas gafas que nos tapan todo el campo de visión y a su vez son capaces de proyectarnos imágenes en 3D, que pueden estar en esas mismas gafas o proceder de otro equipo al que estén conectadas. Además, se suelen usar auriculares para aislar cualquier sonido que nos rodee y adentrarnos de lleno a los del mundo virtual para hacer más real la experiencia.

Para ver estas imágenes tridimensionales, las gafas utilizan la visión estereoscópica, una técnica que se basa en la visualización o proyección de dos imágenes a distancia inter-ocular que simulan el ojo izquierdo y el ojo derecho: presentando una imagen ligeramente distinta para cada ojo, se crea la ilusión de profundidad en una imagen y se recoge esta información visual tridimensional. La realidad aumentada, en cambio, utiliza un dispositivo del usuario (su teléfono, su tablet…) para iniciar una experiencia en el mismo lugar donde se encuentra, pero sin taparle el campo de visión ni esconderle la realidad.

En cuanto a su utilidad, la realidad virtual está mucho más vinculada al entretenimiento, mientras que la realidad aumentada, aunque también ha tenido impacto en el mundo de los videojuegos, tiene un abanico de usos mucho más amplio. Algunas empresas han empezado a usar aplicaciones de venta que utilizan la realidad aumentada para mostrar sus productos (un armario, una fuente de agua, una alfombra, una mesa) tal y como quedarían exactamente en la sala en la que el cliente quiere colocarla. El mundo de la medicina ha visto en esta tecnología una buena oportunidad para mejorar aspectos tanto en el ámbito de la formación de profesionales del sector sanitario como en la prevención y la planificación previa a las intervenciones quirúrgicas. Y las empresas de logística y transporte la utilizan para encontrar la mejor manera de encajar las mercancías que tienen que colocar en sus almacenes y sus camiones.

Como veis, los usos son muchos y muy diferentes, y se trata de dos tipos de tecnologías que en los próximos años irán evolucionando y cada vez se podrán aplicar a más ámbitos de nuestra vida. ¡Tendremos que estar atentos al sector para ver qué nuevas ventajas nos pueden ofrecer!

Mientras tanto, si queréis conocer mejor la realidad virtual y la realidad aumentada, en nuestra oferta de Campus Tecnológicos de Verano encontraréis dos cursos relacionados con estas dos tecnologías: el Curso de Realidad Virtual (VR), que este año se hará en Barcelona – Eixample, Molins de Rei y Vic, y el Curso de Unity VR / AR, que lo podrán hacer Online todos aquellos alumnos que ya hayan superado el Curso de Videojuegos 3D con Unity (Nivel 1 y Nivel 2).