PISA 2021 evaluará el pensamiento computacional de los alumnos

PISA 2021 evaluará el pensamiento computacional de los alumnos

PISA 2021 tendrá como materia principal de evaluación la competencia matemática e incluirá por primera vez preguntas que pondrán a prueba el pensamiento computacional de los alumnos. PISA es un programa impulsado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que cada tres años evalúa a los alumnos que terminan la educación obligatoria en los países participantes con el objetivo de evaluar la eficacia de los sistemas educativos de estos países a la hora de preparar a sus alumnos para afrontar su futuro.

Los resultados del informe PISA 2018 constataron un descenso del nivel de los alumnos españoles en matemáticas y ciencia. Tres años más tarde, PISA 2021 irá un paso más allá analizando la capacidad de los alumnos para resolver problemas, una habilidad que sin duda es imprescindible para todos los ámbitos de la vida, tanto a nivel personal como a nivel académico y profesional. Teniendo en cuenta los resultados de las pruebas de 2018 y la introducción del pensamiento computacional en PISA 2021, a la espera de conocer los resultados de estas últimas, todo apunta a un momento de cambio bajo la necesidad de repensar el sistema educativo actual y definir el espacio que debe ocupar el pensamiento computacional en las aulas.

Por otro lado, PISA 2021 incluirá también una encuesta para analizar los conocimientos y las habilidades digitales de los alumnos participantes. Este cuestionario, que será optativo, incluirá preguntas para saber si los estudiantes saben crear programas informáticos, identificar las causas de algunos errores en programas o encontrar la solución a un problema mediante algoritmos. El informa planteará también preguntas para los centros educativos, de manera que los resultados de PISA 2021 ayuden a definir mejor las políticas educativas que habrá que seguir durante los próximos años para preparar a los estudiantes ante la realidad laboral que se encontrarán cuando sean adultos. En este sentido, países como Australia, Reino Unido o Canadá ya han incorporado el pensamiento computacional en el currículum de sus escuelas.

Pero, ¿cómo podemos trabajar el pensamiento computacional? Una de las mejores maneras de hacerlo es mediante la programación y la robótica, como hacemos en la extraescolar de Codelearn. La tecnología está cada día más presente en nuestras vidas y esta tendencia solo irá a más: cada vez habrá más diferencia entre aquellas personas que la entiendan y sepan comunicarse con ella y aquellas que solo se relacionen con la tecnología como consumidoras.

Llegará un momento en el que saber programar será tan importante como saber leer o escribir. Los niños y adolescentes del presente ocuparán en unos años puestos de trabajo que todavía no han sido creados y que estarán totalmente vinculados a la tecnología. Por eso, más allá de conocer unos programas o unos lenguajes de programación determinados, es importante que tengan la posibilidad de trabajar el pensamiento computacional y aprender a buscar soluciones óptimas para cualquier tipo de problema.

Como hemos remarcado en múltiples ocasiones, el pensamiento computacional tiene muchos beneficios que se pueden aplicar en cualquier ámbito y no solo en el mundo tecnológico. Se trata de un conjunto de técnicas y habilidades de resolución de problemas entre las que destacan la descomposición, el reconocimiento de patrones, la abstracción y el diseño algorítmico. Trabajar todas estas habilidades a través de la educación STEAM nos ayuda a desarrollar otras igual de importantes como la lógica, la creatividad o la innovación; unas habilidades que deben potenciarse durante la infancia para dotar a los niños de las herramientas necesarias para afrontar diferentes situaciones a lo largo de su vida.

Desde Codelearn, escuela de programación, robótica y pensamiento computacional, estaremos atentos a los resultados de las pruebas PISA 2021 y lo que estos conlleven y seguiremos ayudando a los centros educativos que quieran introducir el pensamiento computacional tanto en sus aulas como en su oferta de actividades extraescolares.